José Antonio Tolosa Caceres
Historiador, escritor y poeta

POEMAS DE A CENTAVO

 

Por aquí paso Dios…
 
Por aquí paso Dios,
iba de incógnito.
 
Sólo lo conocieron
los que tienen el alma simple
l los ojos abiertos
-como fanales claros-
Tendidos a la altura…
 
Y Dios no dijo nada…
Miró a todos los hombres
con ojos piadosos
y con su mano herida
los bendijo en silencio…
 
Después en su carroza
de angélicos caballos
se fue por las estrellas…
 
!Y yo te vi Señor¡
balsámicos aromas
perfumaron mi espíritu
y la luz de tu veste
me dejó ciego y mudo…
 
Tanteando entre las sombras
seguiré tu camino
porque llevo en el alma
Tu presencia…
 
 
Yo voy soñando Veleros
 
Yo voy soñando veleros
veleros de sal y viento
que van volando en las ondas
marinas del pensamiento.
 
Yo voy andando caminos
caminos de lontananza
que se pierden en los rumbos
azules de las distancias.
 
Voy avanzando senderos
de viento de tierra y agua
que me florecen de pronto
en los paisajes del alma.
 
María Josefina
(Bambuco en busca de autor)
 
María Josefina de piel nacarada,
de ojos de soles y boca sensual
María Josefina, con una mirada
de tus bellos ojos se cura mi mal.
 
María Josefina de cuerpo altanero
esbelta palmera reina del palmar,
de las andaluzas tienes el salero,
de las cucuteñas la dulce crueldad.
 
María Josefina de piel de manzana,
boca de durazno labios de coral,
en tus manos pongo la rosa temprana
que nació de mi alma como de un rosal.
 
Con amor discreto guárdala en tu pecho
en el cáliz rojo de tu corazón
y cuando estés triste por algún despecho
piensa que un poeta para ti canto.
 
 
Soledad
 
Nací para estar solo
la soledad ha sido
mi eterna compañera.
Solo en la muchedumbre,
solo en la montonera
!siempre solo.¡
 
Solo cuando medito
mis sueños y mis cuitas
y cuando de ilusiones
fabrico paraísos;
solo cuando rebosa
mi espíritu de alegría
y solo cuando llora
mi corazón sus penas
!siempre solo¡
 
Hay veces en que emigro
por caminos insólitos,
sin un pañuelo blanco
que llore mi partida,
sin una dulce mano que
rubrique en el viento
el signo de nos dice
de un alma estremecida.
!siempre solo¡
  
Solo por los senderos
aciagos de la vida
he viajado sin rumbo
como un ciego poseso;
sin unos ojos claros
que lloren mi partida
sin un alma piadosa
que espere mi regreso
!siempre solo¡.
 
 
Versos Diversos
.
¡Cómo me duele Cristo!
¡Cómo me duele mi buen Jesús!
No me duele la herida del costado
ni su muerte de cruz
ni sus llagas abiertas
ni su sed ni su hiel.
Cristo me duele todo
abierto en mis entrañas
como un áureo clavel.
 
==
 
Me dices que amas todo lo grandioso.
en el Arte, todo lo atrevido,
lo colosal, lo fabuloso,
lo que va más allá de los sentidos
¡de la visión, del tacto y los colores!
Es tu manera de sentir,
comprendo,
pero dime:
no es estupendo
¿Ese horrible gusano entre las flores?
==
A cálamo currente,
escribo frases sin ningún sentido.
No me culpes a mi
que soy el nido
de la ignorancia
culpa mi corazón
que no ha tenido
sino dolor y lagrimas.
 
Vamos muchacha al brocal
 
Vamos, muchacha, al brocal
donde mana el agua clara,
donde se mira la luna
y las estrellas se bañan.
En los espejos azules
de las adormecidas aguas
aun titilan los luceros
en el silencio del alba.
 
Toma el cántaro, muchacha,
llénalo de estrellas pálidas
y derrámalo en tu cuerpo
terso y  núbil de crisálida.
 
¡A y!  como tiembla tu carne
de pomarrosa y guanábana
toda de luna alumbrada
en los espejos azules
reflejas tu sombra larga.
 
Y yo te miro en silencio
con una fiesta en el alma,
una fiesta silenciosa
como el silencio del alba.